Se lanza ERAH, la primera oficina pública en el mundo dedicada a la medición de la violencia interrelacionada

Conoce a ERAH
29 marzo, 2017
Relación entre maltrato a animales, abuso a niños y violencia en humanos
29 marzo, 2017

Cuando el director ejecutivo de la fundación Franz Weber, Leonardo Anselmi, se preguntaba quiénes son los maltratadores de animales citó a Robert Ressler, el realizador de perfiles de asesinos en serie para la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés). “Estos son los niños que nunca aprendieron que estaba mal sacarle los ojos a un gato”.

Investigaciones en psicología y criminología muestran que los actos de crueldad hacia los animales no son simples indicios de una falla en la personalidad del maltratador; en algunos casos son parte de un trastorno mental.

A nivel mundial, organizaciones privadas como Coppa (Coordinadora de Profesionales para la Prevención de Abusos) realizan estudios para establecer el vínculo entre la compasión hacia animales y la prevención de la violencia en jóvenes; o la conexión entre la violencia doméstica y la crueldad hacia los animales. Desde la academia también surgen este tipo de iniciativas, pero en el campo público aún existe una deuda pendiente.

Anselmi, quien también es activista internacional especializado en políticas públicas de protección animal, llegó al país para poner en marcha una propuesta que fue acogida por la Prefectura del Guayas.

Se trata de la creación de la primera oficina pública en el mundo dedicada a la medición de la violencia interrelacionada. El último viernes se formalizó el acuerdo que compromete a la Prefectura a dotar del financiamiento y apoyo técnico.

“Esa oficina tiene varios objetivos. El primero es asumir un contenido que todavía en Ecuador no hay y tiene que ver con los estudios científicos que demuestran que existe una relación entre la violencia hacia los humanos y la violencia hacia los animales. Esos estudios deberíamos empezar a hacerlos en el país para conocer la realidad local en esa materia”, explica Anselmi.

El segundo objetivo será socializar el contenido que se genere ya sea educativo, de violencia, bienestar social o de salud pública, a nivel interinstitucional como en la Policía, Ejército, universidades y Asamblea Nacional, para que la política pública empiece a conocerlo.

“Si eso sirve para prevenir la violencia interpersonal, la violencia en los colegios y en las calles, cómo no lo vamos a hacer”, señaló el experto.

Antes de la consolidación de la Unidad se realizarán ciclos formativos a las personas que la integrarán. Serán capacitadas en Estados Unidos y países de Europa para asumir el aprendizaje científico.

De allí que se espera en enero anunciar los contenidos de los programas que se pondrán en marcha. Anselmi prevé que el primer año será dedicado a la socialización y a partir del segundo año se pondrán en práctica los programas.

“La nueva oficina se nutrirá de trabajos voluntarios con las universidades a través de pasantías preprofesionales, estudios científicos con personas de las carreras de sociología, psicología y veterinaria. También contaremos con alianzas de organizaciones internacionales que ya tienen resultados efectivos en prevención de bullying aplicando contenidos educativos de empatía hacia los animales”, indica el activista.

Para Anselmi, las políticas implementadas en Ecuador en materia de defensa de los animales “llegan a destiempo, pero no tarde” y hace referencia al proyecto de Ley Orgánica de Bienestar Animal (LOBA), una iniciativa ciudadana que fue recogida por la Asamblea Nacional y finalmente sintetizada para formar parte del Código Orgánico Ambiental (COA), que actualmente está en debate.

Los avances de esta normativa fueron socializados en el conversatorio ‘Estado actual de la LOBA’, realizado en el auditorio de la Prefectura del Guayas. La segunda vicepresidenta de la Asamblea, Marcela Aguiñaga, y el asambleísta por la provincia, Nicolás Issa, también participaron en el encuentro.

Fuente: www.telegrafo.com.ec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *