Después del terremoto, la inclusión de Políticas Públicas de manejo de animales en catástrofe se vuelve una necesidad.

Erah y sus aportes al Código Orgánico del Ambiente
29 marzo, 2017
Infancia Sin Violencia
29 marzo, 2017

A raíz del terremoto en el Ecuador, las organizaciones a cargo del bienestar de los animales estuvieron presentes desde el inicio solicitando donativos en comida y medicinas para las víctimas no humanas del terremoto. La ciudadanía y administraciones públicas se manifestaron sobre la importancia de solidarizarse también con aquellos miembros no humanos de una familia que pudieran estar atrapados en los escombros o deambulando sin encontrar sus hogares.

Para la persona que vive este tipo de tragedias en las cuales pierde seres de su familia, amigos, la casa donde vive, inclusive su propia condición de salud, el poder encontrarse con ese animal no humano con el que compartía su vida, será un aliciente determinante en su reestructuración y su posibilidad de resiliencia. Para el animal que se encuentra con su protector, será la garantía de estar a salvo y afectivamente compensado. Para las administraciones representa una disminución del gasto público y para una sociedad que lucha por ser referente de paz, sin duda será un gran precedente y ejemplo a seguir para otros gobiernos y grupos civiles, en la consideración del poder del vínculo afectivo entre humano y animal.

Tomar en cuenta a los animales en protocolos de evacuación es primordial por la vida de los animales y por la seguridad y tranquilidad del humano a su cargo. Manejar políticas públicas con un enfoque integrador permite vivir en un entorno de mayor confianza hacia el estado y con mejores garantías de vida para todos.
La inclusión de protocolos de evacuación y atención a víctimas no humanas en situaciones de desastre, puede salvar vidas también humanas. Las instituciones públicas deben incluir en sus políticas el manejo responsable de la fauna urbana en todos los escenarios sociales, sobre todo en aquellos donde la condición de vulnerabilidad aumenta.
La salud pública no es un problema menor. En situaciones de emergencia si no hay un adecuado manejo de la fauna urbana, esto puede derivar en la propagación de enfermedades variadas, así como el enfrentamiento a comportamientos hostiles entre animales y humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *